Publicador de contenidos

Agua y energía, pilares de un mundo sostenible

 

 
  • Agbar genera más de 10,6 millones de kWh/año de energía verde y así evita emitir 2756 toneladas de CO2 al año a la atmósfera.

Los suministros tanto de agua como de energía son limitados y la demanda es cada vez mayor. Un informe elaborado por la ONU estima que, para el 2030, la demanda de agua aumentará un 40 %, la demanda de energía ascenderá hasta el doble del consumo actual y la necesidad de alimentos crecerá en torno a un tercio.

Así pues, el sector del agua desempeña un papel imprescindible en la transformación sostenible del planeta, ya que sufre la afectación en la disponibilidad hídrica y la sucesión de fenómenos meteorológicos extremos como consecuencia del cambio climático. Por ello, tiene el encargo de avanzar en una gestión sostenible del agua para preservar este recurso escaso y adaptar las infraestructuras hidráulicas ante los retos del presente y del futuro.

La interdependencia del agua y la energía es evidente, dado que el agua sirve para producir energía y necesita energía para poder ser captada, potabilizada, distribuida e, incluso, devuelta, una vez tratada, al medio natural. Aproximadamente el 8 % de la energía generada en el planeta se utiliza para bombear, tratar y transportar el agua para el consumo de las personas.

Ante estos retos, Agbar, como compañía que gestiona el ciclo del agua y servicios medioambientales en más de 300 municipios de Cataluña, está plenamente comprometida con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para combatir la emergencia climática y avanzar hacia una transición energética sostenible del planeta.

Uno de los objetivos que se ha marcado la compañía es incrementar la generación propia de energía con fuentes renovables o de cogeneración de alta eficiencia. Además, promueve un cambio de modelo energético mediante el consumo de energía verde con garantías de origen (GdO), que acreditan que la electricidad ha sido producida a partir de fuentes renovables. El 100 % de la electricidad comprada para abastecer las instalaciones es de origen renovable.

A partir de la implementación del Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible de la compañía, que integra los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Agbar avanza en la reducción de emisiones y el uso de energías renovables con tres ejes concretos: la generación de energía renovable, la compra de energía verde i la eficiencia energética.

En este sentido, la compañía ha generado más de 10,6 millones de kWh/año de energía verde, gracias a la cogeneración de biogás y las instalaciones fotovoltaicas en funcionamiento. Con esta energía generada se evitan emitir 2756 toneladas de CO2/año a la atmósfera, cifra que equivale a una población de 5512 árboles autóctonos mediterráneos.

Generación de energías renovables en el Camp de Tarragona
Esta energía renovable se produce en instalaciones como la cubierta del depósito Ebro-Salou; las cubiertas de los centros de Agbar en el territorio, como el Centro de Operaciones de Drenaje y Alcantarillado de Reus; las estaciones depuradoras de Cambrils, Hospitalet de l’Infant y Selva del Camp, que gestiona Comaigua; y los depósitos de Sant Pere i Sant Pau y de Els Pallaresos, que gestiona Ematsa.

En el depósito Ebro-Salou, que gestiona Agbar en el marco del contrato de la Mancomunidad Gestora de Recursos Hídricos de Salou-Vila-seca, se puso en marcha, en julio del 2020, una instalación fotovoltaica en la cubierta del depósito, que permite proveer de energía al 100 % de la instalación. El objetivo de estos paneles fotovoltaicos es suministrar energía renovable al bombeo ubicado en la misma instalación, cuyo consumo es de 8145 kWh/año. Dado que la nueva instalación produce 10 516 kWh/año, el excedente de energía generada se exporta a la red de distribución en régimen de compensación. Por lo tanto, con la energía generada se cubren las necesidades de consumo de la instalación del depósito Ebro-Salou, que suministra agua al municipio de Salou y al núcleo turístico de la Pinada, en Vila-Seca.

Este es un ejemplo concreto, pero la acción de la compañía va más allá. La apuesta global de Agbar es transformar las depuradoras en ecofactorías para conseguir una gestión sostenible del agua, la generación de energías renovables para su autosuficiencia energética y el residuo cero. Este sistema basado en la economía circular, premiado por Naciones Unidas, pretende cubrir el 100 % de sus necesidades energéticas con recursos propios a base de biogás procedente de lodos del proceso de depuración de las aguas, y energía solar a través de placas solares, con un balance cero de dependencia energética y emisiones de CO2.

  • El 100 % de la energía que compra Agbar para abastecer las instalaciones es renovable, con lo que se evita emitir 41 458 toneladas de CO2 al año

El objetivo es seguir aumentando la generación de energías renovables para que las instalaciones sean autosuficientes. Además, la compañía complementa su consumo con la compra de energía verde: más de 160 millones de kWh/año. De este modo, se mantiene el compromiso de utilizar energías limpias y se consigue reducir 41 458 toneladas de CO2 al año, el equivalente a una población de 82 916 árboles autóctonos mediterráneos.

Desde el compromiso con el entorno, su estrategia de reducción de la huella de carbono implica, también, la progresiva implantación del vehículo eléctrico a la flota, que en el 2021 ha alcanzado la cifra de 168 unidades. Además, se promueven acciones dirigidas a mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones, como el despliegue de un plan de auditorías energéticas, la apuesta por la innovación y la digitalización, y el desarrollo de una plataforma de indicadores ambientales. 

Con este objetivo de implementar acciones de mejora y de rendir cuentas, Agbar calcula su huella de carbono y está adherida al Programa de acuerdos voluntarios para la reducción de las emisiones con efecto invernadero de la Oficina Catalana del Cambio Climático.

La estrategia sostenible de Agbar demuestra el firme compromiso de la compañía para preservar el medioambiente a partir del uso de energías renovables y la gestión sostenible del agua, para contribuir a mitigar el cambio climático. Son energías para transformar el planeta y garantizar su sostenibilidad.

Artículo publicado en el periódico Més Tarragona